Anestesiología y Reanimación

La endoscopia digestiva ha experimentado en los últimos años espectaculares avances tanto en el campo diagnóstico como en la posibilidades de tratamiento cada vez más complejas, consolidándose como una de las técnicas de aplicación común en la medicina moderna. Sin embargo, aún no se ha evitado que siga siendo, en general, un procedimiento poco confortable y a veces doloroso que aún predispone al rechazo en los pacientes.

anestesiaPor ello, Cliniber ofrece a sus pacientes la posibilidad de realizar la endoscopia digestiva bajo sedación anestésica, convertida en los últimos años en una parte fundamental de la endoscopia, ya que permite mejorar la tolerancia y la calidad de la misma. El objetivo es conseguir un grado de sedación que sea confortable para el paciente con el mínimo riesgo posible y que además otorgue el bienestar necesario para completar la endoscopia sin interrupciones y facilitar la continuidad de los controles de los pacientes ante una experiencia positiva. En Cliniber, la sedación es administrada por especialistas en Anestesiología y Reanimación, profesionales altamente cualificados que conocen los distintos niveles de sedación y la respuesta adecuada ante complicaciones. Nuestra sala de endoscopia dispone del material necesario para realizar las diferentes técnicas de sedación y está equipada de aparatos para la vigilancia y seguridad del paciente.

La sedación anestésica usada en la endoscopia es por vía intravenosa, con resultados inmediatos al ser una vía de administración muy eficaz y que mantiene todos los reflejos de defensa del tracto respiratorio. Es decir, se conserva la habilidad de tener la vía aérea libre de forma independiente y continua y se logra unos efectos altamente beneficiosos, al conseguir un estado de calma, relajación, adormecimiento, reducción de la ansiedad y pérdida de la noción del tiempo. Bajo los efectos del sedante administrado, usted dormirá plácidamente durante la prueba y se despertará en 5-10 minutos, sin malestar ni ningún otro efecto secundario asociado a las anestesias tradicionales, lo que permite una recuperación temprana y retomar las actividades cotidianas de forma relativamente precoz después del procedimiento. A pesar de su rápida recuperación, tras la misma aún puede tener afectados sus reflejos y capacidad de juicio, siendo esencial que alguien le acompañe a su domicilio al no poder conducir durante las 12 horas siguientes a la exploración. En cualquier caso, los efectos de la medicación habrán desaparecido totalmente al día siguiente y podrá reanudar todas sus actividades habituales.

Es nuestro deseo que la endoscopia digestiva no sea una experiencia negativa en su vida: la sedación puede anular la ansiedad, la incomodidad y el dolor, haciendo que las exploraciones sean mejor toleradas y más efectivas, y además bajo un control y manejo de la sedación por anestesistas que ofrecen la máxima seguridad.